Más prevenir y menos curar

Con Steve Aoki como dj estrella, el concierto en el Madrid Arena, que tenía que dar la bienvenida a un noviembre dulce, se convirtió en una noche de Halloween fatal. Cristina Arce, Katia Esteban, Belén Langdon y Rocío Oña, ellas son las víctimas de las irregularidades del recinto al que asistieron.

Momento de aglomeración en la salida del Madrid Arena. Fuente: libertaddigital.com

Tras la tragedia, encontramos un fallo detrás de otro. El aforo superó desmesuradamente el número de personas permitido y “la seguridad era malísima”, afirman los testigos, que además aseguran que en los controles pasaba gente con quince y dieciséis años a la que no le pedían el DNI y que a algunos las mochilas ni se las inspeccionaron para comprobar si llevaban droga, petardos o bengalas. “Menos mirar y más rapidito, rapidito”, estas palabras son las que varios asistentes escucharon decir a un responsable del servicio de seguridad.

Además, los encargados de la seguridad no eran profesionales sino que la mayoría eran en realidad porteros de discotecas sin formación para rescatar a los aplastados y dirigir la evacuación. Pero hay otro fallo más, seguramente este es la raíz del problema: el pabellón municipal incumplía la normativa de seguridad actual y no tenía licencia de funcionamiento

El resultado ya lo ven, cuatro jóvenes han fallecido por aplastamiento debido a la mala organización y estructura de un pabellón municipal y a Ana Botella solo se le ocurre decir que prohibirá fiestas de “este tipo”.

Más organización competente en los eventos musicales y menos prohibiciones para evitar que se repita algo que nunca debió ocurrir. Que si no se registra no se puede impedir que en un ataque de euforia a alguien se le ocurra encender una bengala enmedio de un atasco donde se mezcla la gente que quiere salir de la pista con la que quiere entrar. Y claro, en un evento de estas características, ¿quién iba a pensar que en la actuación del dj cabeza de cartel la gente enloquecería y querría entrar a la pista central para verle?

Más competencia en el poder y menos irregularidades. Y no nos olvidemos de que esta negligencia se ha cobrado la vida de cuatro chicas. Porque más vale prevenir que curar.

Inés Calero

Enlaces relacionados

Una noche demasiado siniestra
Fotogalería: Una macrofiesta que acabó en tragedia
Los implicados en el Madrid Arena encadenaron fallos que desembocaron en la tragedia
El Ayuntamiento denunciará a la empresa promotora de la fiesta
Gráfico: Reconstrucción de la tragedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s